Son solamente dos minutos. Tan solo dos minutos para resumir lo importante de no bajar la cabeza, de no callar.

Ya está bien. Hace tiempo que se han traspasado todos los límites y ya es hora de hablar alto y de frente.