Día 9 desde la rendición. Día 0 desde la separación.

El presidente catalán ha declarado la independencia. Después de mentir descaradamente durante un rato, lo ha hecho. La ha declarado solemnemente y después emplazado al parlamento a que la suspenda, para negociar un acuerdo político con no sé qué estado. Pero la ha declarado. El parlamento no la ha suspendido, no se ha pronunciado.

Los parlamentarios de los partidos llamados constitucionalistas no se han levantado, es más, después habla la portavoz de uno de ellos. Su mandato constitucional no es ser parlamentarios de un parlamento independiente catalán, sino de uno español, así que está clara su voluntad: negociar, seguir aguantando el chantaje de décadas, ese que pagamos nosotros.

Esta declaración, tal y como se ha hecho, es casi perfecta para el presidente rajoy. Puede seguir sin hacer nada, y seguir viendo cómo evolucionan las cosas.

Se supone que los separatistas, separados de hecho ya, quieren pactar un referendum que les permita irse (como han hecho), pero no salirse de europa. Y sabemos que de europa no puede fiarse nadie en su sano juicio.

La vicepresidenta del gobierno comparece para decirnos que no ha pasado lo que ha pasado, que no hemos visto ni oído lo que hemos visto y oído. Y que mañana hay convocado consejo de ministros.

Lo grave es que todos digan que lo declarado y firmado no tiene validez legal, válgame…

Ahora mismo tenemos una región separada y un gobierno inactivo.

Pobre país…

Hasta ahora, acciones de nuestro gobierno para parar el golpe: 0.

Continuará…