Día 26 desde la rendición. Día 17 desde la separación.

Gran día de espectáculos en España.

En el senado tenemos sesión para votar la autorización al gobierno para que haga algo. Este país es especial, elegimos un gobierno para que haga cosas, pero, para hacerlas, tiene que pedir autorización antes. Estupendo.

Los separatistas hacen jugadas que solamente ellos entienden, dicen unas cosas, luego otras, pero ahí están, en su parlamento, pisoteando lo que queda de españa, tan campantes. Finalmente votan, meten sus papelitos en una urna y proclaman una república catalana que ya habían proclamado antes. Esto ya se puede llamar reiteración. ¿Se dará ahora por aludido rajoy?

Los representantes de los partidos llamados constitucionalistas se desgañitan en el pleno, pero es una impostura, porque sus partidos hacen cosas diferentes de las que ellos dicen.

Mientras, en el senado se vota, a posteriori, una autorización al gobierno para aplicar el 155. Vale, en marcha, a ver qué hacemos.

Consejo de ministros por la tarde y luego declaración del presidente. Dice que va a destituir, nombrar, etc, pero sigue hablando en futuro. Tengo ganas de contar una medida ya realizada.

Pero no dice que el ataque o que las medidas que va a tomar son para defender a España. No. Lo que dice es que el ataque y las medidas que anuncia son para restaurar la autonomía en cataluña, para defender a cataluña de sus gobernantes irresponsables, para devolver su autogobierno. Importante, importante matiz. No defiende españa, defiende a cataluña, cataluña es algo por sí misma.

Y anuncia elecciones, pronto, en diciembre. La solución a las elecciones que nos han traído aquí, es hacer otra vez lo mismo: elecciones, para que nos traigan hasta aquí.

Bueno, esto es todo. Mañana, o los separatistas se rinden (te destituyo, yo país extranjero, vale pues me voy a casa, ya está>), o no se rinden y siguen erre que erre.

Veremos.