La tená no es un sitio cualquiera. De hormigón y uralita, cerrado por ventanas y puertas de metal.

Asfixiante en verano, frío en invierno.

Todo estaba allí, o se inventaba allí, o se arreglaba allí.

Entra y descubrirás qué es lo que hay ahora.

cropped-tena.jpg