Página 3 de 10

El grupo rayano.

Hay que salir cuando el sol está todavía bien arriba, hacia el sur dejando atrás la hoya y siguiendo el río Gallego hasta que reposa en el Ebro. Allí, el camino tuerce hacía el oeste, cruza los montes que nos separan de la meseta, serpentea por la planicie de la cabeza de extremadura, casi desierta, se deleita con los viñedos que crecen junto al Duero, roza la moderna capital de una comunidad que nunca lo fue y prosigue entre rastrojos hasta la ciudad de las paredes doradas, donde se ha olvidado que viejos maestros nos enseñaron casi todo lo que la humanidad necesitó para prosperar en paz con sus raíces.

Un alto en el ya largo viaje permite que disfrutemos de los campos adehesados, amarillos abajo, suaves verdes perennes arriba y que, al anochecer, lleguemos a una comarca de la que el resto del mundo no sabe de su existencia.

El grupo rayano nos espera, nos ve y comienza cuando en la plaza se reúnen unos cuantos lugareños curiosos y el grupo de incondicionales, los de siempre.

Cantan las canciones que ya sabemos, a dos femeninas voces, nos cuentan historias antiguas, ecos ya lejanos de una infancia que no volverá si podemos evitarlo, suenan la gaita, la sartén, la guitarra y ahora también el bajo entremezclados con el siempre protagonista reloj de la plaza, felicitamos a Blanca, bromeamos con Virginia y nunca nos despedimos sin escuchar una preciosa nana y la canción de viaje que nos recuerda el camino de vuelta que nos queda.

Lo de siempre.

¿Cómo es posible entonces que hayamos llegado hasta allí solamente para esto?

¡Porque nos gusta Baleo!

(Y si nos dieran algo para cenar, ya sería la leche)

Impresionante alegato.

Lo que reproduzco a continuación es sólo el comienzo, aún antes, el comienzo de la introducción.

Ya me has ganado, amigo. Tienes toda mi atención.

“Yo no soy progre. Al contrario. Soy tolerante, educado, católico, un padrazo estupendo, amante de la lectura y la gastronomía, un poquito culto (tampoco mucho) y, según algunos que me conocen, hasta buena persona.”

Extracto de La dictadura progre, de Pablo Molina.

Por la senda

http://open.spotify.com/user/pacobernal33/playlist/1BML6kwwk4m0fTwBagKka6

No hace falta que caminéis por la Senda de los Poetas, entre palmeras, en una mañana de primavera, bajo el tamizado sol propio de esas tierras. Sólo necesitáis escuchar con la calma necesaria y seguro que veréis, en vuestro interior algunos detalles, siempre y nunca olvidados del todo.

Veréis un 124 azul marino, rebosante de infantes, atravesando entre viñas la mancha, camino del invierno y un bocadillo de lomo empanado entre pinos al mediodía, melancólico, de septiembre.

Veréis un café calentarse en un puchero a las cinco y media de cualquier tarde de invierno. Y a Santiago Gambín hablando de un equipo segundón por un transistor Sanyo encima de la mesa, siempre estorbando.

Veréis la sombra de los robles, el fresco de su espesura mientras subís hacia la casa de Nuestra Señora, arriba entre peñas de granito, más allá del paso de los lobos.

Y, sobre todo, veréis lo que tengáis guardado muy dentro.

No me digáis lo que veis.

Pd. La lista de canciones que os dejo está confeccionada con el material, más de 1.200, que un tal acabezon guardó en lo que, en mi opinión es uno de los mejores inventos de la humanidad (si no tenéis cuenta, corred), entre los años 2013 y 2017.

Son 50, podrían ser más, pequeñas perlas escogidas por un seguidor incondicional, más una que he añadido y que algún adolescente descubrirá cuál es, porque, efectivamente, un hombre vino.

Va por ustedes vosotros.

Fuego de campamento

Ella se adelantó. Tenía que hacer una señal bien visible para que los demás supiéramos dónde estaba.

E hizo un fuego de campamento bien alto, protegido del viento por los montes pirineos, y tan alto que se ve desde más allá de la sierra de Guadarrama, en la meseta, bien al oeste.

Para allá nos dirigimos, hacia allí hemos emprendido el camino.

Sin billete de vuelta.

Preferimos una dictadura

Resulta que los chavales de hoy, chavales normales, de una ciudad provinciana cualquiera, de la ESO de un instituto cualquiera, prefieren vivir en una dictadura a no tener sanidad pública.

Parece una broma, pero no lo es.

Tan interiorizados tienen los memes que les han ido metiendo poco a poco en la cabeza, tanto a ellos como a sus padres, que prefieren una dictadura.

Renuncian a poder gobernar sus vidas, renucian a su libertad y lo quieren fiar todo a alguien que les conduzca en la vida como él quiera.

Eso sí, le piden que no sea muy duro, que no les haga demasiado daño, por favor.

Este y no otro, es el resultado de la, según los profesionales de la enseñanza, tan admirable educación que tenemos.

Esto es lo que han creado.

Enhorabuena.

Superioridad moral

Superioridad moral.

No lo soporto. Su arrogancia, su burla, creerse superiores a otros.

Pero la realidad no es lo que uno quiere, sino lo que es. Entiendo a los políticos que aparecen en el vídeo en mítines, porque desde esas tribunas uno dice cosas para vender un producto (su producto) y para que le aplaudan los borreguitos que tiene abajo.

A la que le viene bien un baño de realidad es al resto de la gente que aparece, a los que se creen que su pensamiento, sus ideas son MEJORES, que los demás son bobos de baba.

¿No lo serán ellos?

Toma, moreno, que decía el otro.

La luz pública

Me llega por whatsapp una cadena de esas típicas que no se sabe de dónde ha salido, de esas que me suelen poner muy nervioso.

En esta ocasión, me animan a apagar todas las luces de mi casa durante 20 minutos, porque “vamos a pagar un 33% más por la luz”. El argumento es que “lo permiten en plena ola de frío” , que así “sus pérdidas serán notables” y “que vean que sí tenemos voz”.

¿Nos hemos preguntado qué determina el precio de la electricidad? ¿Está regulado el sector o el Estado permite la libre competencia? ¿Pagamos impuestos por ella? ¿Cuántos impuestos? ¿De qué tipo son y por qué se impusieron?

¿Quién debe impedir que los precios suban? ¿Quién tiene que protegernos de las compañías eléctricas? ¿Deben hacer negocio las compañías con la luz? ¿Quién debe impedirlo? ¿Quién pagará la luz si no hay negocio?

Me temo lo peor. Me temo que el mensaje es que los políticos, el Estado es quién tiene que hacer todas estas últimas cosas. El mismo que provoca que paguemos por ese producto mucho más de lo que deberíamos pagar.

Pues entonces, preparaos, porque la pagaremos más cara y de peor calidad. Y la pagaremos todos, no solo los demás, sino todos, tú también. Pero tendremos el consuelo de que será luz pública. Y social.

Niños y niñas

Hello world!

Chicos y chicas (para padres despistados).

El tema está de moda. La ofensiva es intensa y muchos padres todavía no se han dado cuenta. O no lo tienen en cuenta. O prefieren no oírlo, no pensarlo, no imaginárselo.

Mientras, estos a lo suyo.

La verdad es que no apetece escucharlo, dan ganas de poner buena música, leer un buen libro y olvidarse de todo. Pero eso es lo que quieren.

Si tenéis estómago suficiente, escuchad.

 

Homenaje a un maestro

Cuando un maestro se retira, merece un homenaje. Y eso es lo que han hecho en La Contra TV.

Os lo dejo aquí, para contribuir, aunque sea modestamente, a la difusión de sus ideas y de los trabajos, siempre gratificantes, de La Contra TV.

© 2017 Desde la tená

Tema por Anders NorénSubir ↑