Superioridad moral.

No lo soporto. Su arrogancia, su burla, creerse superiores a otros.

Pero la realidad no es lo que uno quiere, sino lo que es. Entiendo a los políticos que aparecen en el vídeo en mítines, porque desde esas tribunas uno dice cosas para vender un producto (su producto) y para que le aplaudan los borreguitos que tiene abajo.

A la que le viene bien un baño de realidad es al resto de la gente que aparece, a los que se creen que su pensamiento, sus ideas son MEJORES, que los demás son bobos de baba.

¿No lo serán ellos?

Toma, moreno, que decía el otro.