Yo no cuestiono tu trabajo.
Quien así se expresa, cuando le haces ver que ostenta una posición de privilegio, sostenida a base de expoliar (sustraer a la fuerza) los recursos de los demás, lo que quiere decir es: yo no me meto contigo, así que deja me que siga aprovechándome de mi situación. Que los demás, tú incluido, sigan pagando, y que, además, callen.