Categoría: Desde el redil

Y lo que tenía que llegar a suceder, sucedió. Transcurría más o menos plácidamente el segundo verano de la era covidiana, esa era que amenaza con no acabar pronto, y el remate final era una reunión de viejos amigos en una casa rural en un remoto lugar de las montañas…

Estoy navegando la quinta ola de la llamada pandemia global de la muerte mundial del apocalipsis, aunque he de reconocer que me cuesta trabajo porque está siendo olita escuchimizada, y así es difícil surfear. El caso es que he estado en la playa haciendo ese turismo de masas que los…

Hacía tiempo que no me enredaba en una conversación larga sobre el asunto del puñetero coronavirus con nadie, pero hoy no he podido resistir quedarme callado ante lo que escuchaba. Resulta que hay un tipo que lleva esperando más de una semana una llamada de eso que han denominado rastreadores,…

Como si se tratara del virus chino ese que los mascarillos quieren evitar aún a costa de morirse (de asco), entre ellos no dejan de aparecer nuevas variantes. Aquí las llamaremos por su nombre, no como con las del virus chino a las que se refieren ahora todos con letras…

Una nueva especie ha sido descrita este fin de semana entre nuestra fauna nacional. Hasta ahora no había sido descubierta, tal vez porque vivía camuflada entre la prohibición de llevar la cara al aire por la calle. Levantada esta prohibición, se ha podido comprobar cómo esta especie abunda y, según…

Ha pasado el tiempo suficiente para hablar con tranquilidad, aunque sé desde hace mucho tiempo que las cosas no son como nos dicen en la televisión y en la prensa, como nos dicen desde el poder. Ha pasado tiempo, varias semanas, desde que estuve en Madrid. No creo que debiera…

¿Confinamiento?¿Qué confinamiento? Ya lo han oído (si han querido) de boca del mismísimo presidente del gobierno.No hubo confinamiento. Fue un mal sueño, del que puede que no nos hayamos despertado todavía. Dice el prenda que asociamos estado de alarma con confinamiento y que esto no es así. Que, finalmente, no…

Uno puede vivir perfectamente sin ver la televisión ni leer la prensa en los tiempos actuales (exceptuando que tiene que enterarse periódicamente de las nuevas estupideces que le obligan a hacer en los lugares públicos, si no quiere exponerse a las cuantiosas multas que los celosos y abnegados policías van…

Hace un tiempo que no me acerco a este que algunos llaman mi púlpito, el lugar desde donde pontifico. Cuando me aparté, estábamos a las puertas de terminar un ilegal, surrealista, arbitrario y generador de miseria sin límite estado de alarma, que nos habían impuesto nuestros queridos amigüitos del gobierno.…