Tribulaciones en la crisis del virus (día 15)

72.248 casos y subiendo. Ya sabemos que los datos, escasos, que nos proporcionan son falsos, más que un duro de chocolate.

Para que no crea nadie que eso lo digo yo, hoy lo país ha tenido a bien atizar al gobiernín con una noticia que también lo dice. Un estudio del instituto de salud carlos III dice que no estamos contando bien. Ya lo sabíamos, pero se agradece que alguien ponga datos encima de la mesa. La directorilla del susodicho instituto dice que eso no quiere decir, que las conclusiones son otras, que tal y que cual. Pobre, mejor estabas sin salir en la tele.

El tonto simón nos vuelve a deleitar en su rueda de prensa. Que dice que estamos llegando ya a lo bueno, que esto ya pasa. Lo lleva diciendo desde hace días, el tío caradura.

Pero para genio, el policía, que lleva tres días sembrado. Hoy ha dicho, bien alto y claro, que hace tres meses que ya sabían lo que nos iban a traer, en la que nos iban a meter. Puede que haya sido su última rueda de prensa. Pocas bromas.

La noticia del día, aunque fuera de ayer, era que el gobiernín ha prohibido despedir. Con un par. Su idiotez es tan grande como nuestra desgracia. ¿Por qué no prohíben los contagios? Acabaríamos antes, todos sanos, todos vivos. Y ya. Como dice un buen amigo, no procede decir «a disfrutar lo votado», porque nos va la vida en ello, que si no…

Y digo era porque ha habido aló presidente de nuevo.

Primero vamos a lo menos malo. No ha salido en chándal. Aún no.

Y ahora lo mollar. Paramos el país. Del todo, hasta después de Semana Santa. Pero tranquilos, que son unas vacaciones. Pagadas. Recuperables.

Vayamos por partes, como dijo jack el destripador. Primero nos secuestran en nuestras propias casas mientras nos van dejando morir a puñados. Luego nos dicen que nos van a comprar todo tipo de mascarillas, trajes, testes y otras vituallas para el virus, pero en tiendas tan exclusivas que son una puñetera estafa. Y ahora, que dan vacaciones a todos los no esenciales, pero sin salir de tu puta casa y pagadas por el empresario, que con la que le está cayendo encima, tiene billetes de sobra. Y para acabar, que en tus vacaciones, tendrás que trabajar.

Nota para los superfluos: son esenciales, eso sí.

¿A que mola?

De paso, le pide a la desunión europea pasta, pasta gansa, que dice que no le «ajuntan» y no le quieren dar. Ya tenemos enemigo exterior para cuando convenga (cómo se nota que le chivan los venezolanos).

Así que el panorama que nos va dejando el sepulturero profanador y su compinche bolchevique es que ni querían ni sabían hacer frente a esto. Ahora reconocen que lo que están haciendo no da resultado y dan una vuelta de tuerca. Y que, ni han puesto un euro, ni tienen para ello.

Recuerdo a sus señorías de la ¿oposición? que le han dado su confianza. Lo digo para que no se vengan quejando en twitter, que divierte, pero no sirve para nada.

Y seguimos muriendo.

Hoy recordamos la definición, esta es mía, de muy peligroso: nuestro gobierno.

Mientras, recordamos la definición de imbécil de la RAE, que debería ser de obligada lectura antes de votar (aun sin que muchos la comprendan): Tonto o falto de inteligencia.

Recordamos también la definición de criminal, según la RAE, 4ª acepción: que ha cometido o procurado cometer un crimen.

Y recordamos la definición de mentiroso de la RAE: que miente, y especialmente si lo hace por costumbre.

Y, como no, la definición de secuestrar, según la RAE: retener indebidamente a una persona para exigir dinero por su rescate, o para otros fines.

Y deseamos, de corazón, la total y completa recuperación de cuantos aquí se citan.

P.d.: el (no) uso de las mayúsculas es, cómo no, deliberado.

El Brigada Acorazado Escrito por:

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *