Tribulaciones en la crisis del virus (día 18)

94.417 casos y subiendo.

En la diaria rueda de prensa sin prensa, nos cuentan que las cifras no son las que son, porque tenían que ser otras pero las comunidades autónomas han estado de fin de semana. Traducido: las malas siempre son las comunidades autónomas que son díscolas y hacen lo que quieren y cierran cuando les parece, aunque el gobierno es supereficaz.

Tanto que no es capaz de poner orden ni cuando tiene todos los poderes (que no superpoderes).

Minucias aparte con las cifras, que total solamente son personas enfermando y muriendo, vecinos, familiares nuestros, nos cuentan que estamos cerca del pico. ¿O no?

Es día de pago para los autónomos. Las redes son un clamor, todos ellos atizando a destajo al gobiernín, y con toda la razón. Porque sin poder trabajar, tienen que pagar. La maquinaría del estado no para y hay que darle de comer al enorme leviatán. Hay que alimentar a todos esos políticos que no valen más que para estorbar, con su cohorte de asesores, de vividores. A todos esos observatorios, comités, comisiones, organismos variados sin función definida más allá de pescar subvenciones millonarias y poner trabas a los que les alimentan. No, no voy a olvidar a los partidos, sindicatos, ongs y la pléyade de funcionarios sin función útil.

Como el disgusto, por llamarlo de forma suave, crece y crece, el consejo de ministros, ministras, ministres, ministrines y astronautas (menos el de consumo, que se ha ido de vacaciones, suponemos que para no estorbar más) se ha reunido para tomar más medidas.

Así que ya está todo arreglado.

Lo que más le gusta a esa gente es prohibir. Así que se han puesto a ello, con ansia. Porque, una vez prohibido el despido, ¿qué hay que no vayan a ser capaces de prohibir?

Y sin que nadie les sujete el cubata.

Prohibida la publicidad del juego. Enérgica medida que ayudará de manera extraordinaria a recuperar la economía, desde hoy mismo. E incluso a bajar los contagios. Prometido.

Prohibidos los desahucios, prohibido cortar la luz, el agua y el gas. Prohibido subir la tarifa de teléfono e internet.

Y luego las moratorias y aplazamientos. Que si aplazamientos en pagos, en cuotas, en préstamos, en hipotecas, en…

La jeta que se gastan es descomunal. Ellos no ponen un puñetero duro. Todo lo ponen los otros, los mismos a los que sablean día tras día, mes tras mes, para engordar sus progrechiringuitos, sus mariscadas, sus puticlubs, sus chaletazos. Pero desde el buen rollo, todo para el pueblo, que ellos son el pueblo.

Y con superioridad moral. No hay más que escuchar el tonito suave, condescendiente, paternal, del compinche bolchevique. Tranquilos, que de esta os saco yo.
En twitter, para que el que lo quiso entender, puso la verdadera amenaza, el 128 de la comunista constitución española que tenemos. El que quiera entender que entienda.

Se me hielan las venas, menos la del cuello.

Algunos en la oposición van dándose cuenta del error. Del error mayúsculo que cometieron el miércoles pasado. Unos en público, llamando a rebato, pidiendo frente común contra la plaga, contra la segunda plaga. Otros, supongo, en privado, aún en chok.

Vamos, a ver si alguno se gana las mayúsculas de una vez.

De mascarillas, respiradores, epis y demás mandangas ni hablamos. Ni hay ni están a por ellas. Que los sanitarios y los superfluos podéis moriros, que les da igual, que está todo previsto. Tan previsto que ya no se hacen autopsias, ni funerales, ni despedimos a los fallecidos, ni los entierran cerca. Ni sabemos qué ocurre de verdad en los hospitales, en las morgues. Ni una imagen, ni una entrevista, ni un micrófono inquieto.

¿Censura? No que eso solo ocurría con Franco. Ahora te compro con 15 milloncejos, como a judas, y si se te ocurre hablar, al gulag mediático.

Gentuza.

Y seguimos muriendo.

Hoy recordamos la definición, esta es mía, de muy peligroso: nuestro gobierno.

Mientras, recordamos la definición de imbécil de la RAE, que debería ser de obligada lectura antes de votar (aun sin que muchos la comprendan): Tonto o falto de inteligencia.

Recordamos también la definición de criminal, según la RAE, 4ª acepción: que ha cometido o procurado cometer un crimen.

Y recordamos la definición de mentiroso de la RAE: que miente, y especialmente si lo hace por costumbre.

Y, como no, la definición de secuestrar, según la RAE: retener indebidamente a una persona para exigir dinero por su rescate, o para otros fines.

Y deseamos, de corazón, la total y completa recuperación de cuantos aquí se citan.

P.d.: el (no) uso de las mayúsculas es, cómo no, deliberado.

El Brigada Acorazado Escrito por:

2 comentarios

  1. Arsenio Bernal
    31/03/2020
    Responder

    Un detalle jocoso en este siniestro sainete: el bolchevique de terciopelo habló de «los padres y las madres de la Constitución» (sic).
    Qué interesante sería aquí una fotografía de los susodichos progenitores.

    • admin
      31/03/2020
      Responder

      No había reparado en ese detalle.
      Sencillamente conmovedor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *