Tribulaciones en la crisis del virus (día 26)

146.690 casos y subiendo, cifras oficiales, o lo que es lo mismo, nocifras. Empeorando, como era tristemente previsible.

El día amaneció soleado. Sol espléndido que se ha mantenido hasta que ha llegado la noche, serena y silenciosa.

Aunque brillaba mucho, se pudo apreciar con rotundidad esa portada de un periódico que mostraba una foto. Una simple foto. No mostraba nada escabroso, nada que no fuese real, nada que no debiera ser censurado, hurtado a nuestra gente, a nosotros.

Una foto que es noticia por ser la única. Que es noticia porque es una foto prohibida. ¿Prohibido hacer fotos en una democracia? Sí, así que plantéense si estamos en una democracia, todavía. Y si ya no lo estamos, ¿desde cuándo?, ¿qué ha pasado desde ese día, qué acontecimientos relevantes han ocurrido, cuántas elecciones…?

Y, además, iba acompañada, en ese medio y en algunos otros, de lo que ya es un clamor. El número, las cifras (oficiales) no cuadran. Es un clamor porque era una mentira desde el principio. Desde el principio. Como lo es la (no) gestión de la pandemia. O la gestión interesada de la pandemia, lo que prefieran.

Brillaba también el asunto de los bulos. Televisiones compradas y periodistas aduladores, mercenarios del gobierno, expanden la noticia de que hay redes organizadas de criminales, a sueldo de la extrema derecha, difundiendo bulos. Y todo el mundo está en contra de los bulos.

Lo que pasa es que llaman bulo solamente a lo que les interesa, esto es, a cualquier noticia o comentario en contra del gobiernín. Como lo oyen, con esa caradura. Y si no me creen, escuchen al generalote machote de la guardia civil, que lo ha dicho bien claro. Soldado bueno, protegiendo a quien le paga. Ya saben lo que dicen: soldado cobarde vale para dos guerras. Allá cada cual.

La cosa es que tienen razón. Circulan muchos bulos. Todos los hemos visto, oído y leído. Porque bulo es que esto es una gripe. Bulo es que ir a las manis de las monas no tendría consecuencias (fatales). Bulo es que no se sabía, que nadie avisó. Bulo es que tuviéramos material de protección suficiente. Bulo es que tenemos el mejor sistema de salud del mundo. Bulo fue que solamente tendríamos un par de casos. Bulo es que el gobiernín no supiera nada cuando dejó confinados a muchos en un hotel y luego nos dejó salir a todos a la calle. Bulo es que compramos muchos tests homologados. Bulo es que el sepulturero profanador y su compinche bolchevique no se saltaran repetidas veces la cuarentena. Bulo es que esto es un estado de alarma, que tienen un plan para salvar vidas, que hacemos muchos tests. Bulo es, también, que tenemos que elegir entre la vida y la miseria.

Hasta bulo es que no dejamos a nadie atrás (no tendré que explicar lo de los más de 14.000 que quedaron atrás y bien atrás, muchos sin tratamiento, sin uci…).

Esta tarde estaba recopilando muchos bulos más, tantos que ya estaba cansado, cuando ocurrió lo inesperado. Una manifestación virtual, la primera, un experimento arriesgado, poco más que una ventana a cuatro cabreados indignados y secuestrados, se convirtió en un evento de masas.

La repera, la pesadilla del gobierno. Gente cabreada, indignada de verdad, sufriendo un secuestro injusto, una pobreza inducida, una muerte acechante, en soledad y sin tratamiento, un trabajo inexistente o de riesgo, pero hablando alto y claro.

Espera un momento. Éste no era el plan. El plan es que estos pardillos, acostumbrados a más de cuarenta años de no hablar, de aguantar insultos, de aceptar su inferioridad moral, de aguantar ser señalados si osan hablar, de interiorizar sentimientos de culpa por pensar lo que piensan, aguantarían todo lo que les echaran encima.

Aguantarían propaganda vil, absurda, manifiestamente falsa y criminal. Aguantarían cancioncillas, hastags idiotas como el #yomequedoencasa, aplausos a la hora que les digan y para quién les digan, perder vida, honra y trabajos.  Aguantarían decenas de miles de muertos.

Aguantarían todo eso a cambio de ser salvados por los mismos que les insultan, les vejan, les secuestran, les roban, les humillan.

A cambio de adular a sus verdugos.

Algún fallo ha habido en matrix. Tanto que el gobiernín y sus secuaces están «trabajando en un plan para la desescalada, pero controladamente». Como si fueran capaces de trazar algún plan más allá de llevarnos a la ruina, como si fueran capaces de controlar algo más allá de la miseria.

De momento, sepulturero, estamos aquí. Cosas veredes, amigo Sancho.

En lo que han ganado estos izquierdistas de siempre, es en dividirnos. En dos. Los que aceptan sumisos y en silencio lo que le digan los que siempre les mienten y los que dicen BASTA.

Y seguimos muriendo.

Resistir, 7ª acepción: oponerse con fuerza a algo.

Repugnar, 5ª acepción: causar aversión o asco.

Obsceno: Impúdico, torpe, ofensivo al pudor(a la honestidad, modestia,recato).

Implorar: pedir con ruegos o lágrimas algo.

Recordamos la definición, esta es mía, de muy peligroso: nuestro gobierno.

Definición de imbécil de la RAE, que debería ser de obligada lectura antes de votar (aun sin que muchos la comprendan): Tonto o falto de inteligencia.

Definición de criminal, según la RAE, 4ª acepción: que ha cometido o procurado cometer un crimen.

Definición de mentiroso de la RAE: que miente, y especialmente si lo hace por costumbre.

Definición de secuestrar, según la RAE: retener indebidamente a una persona para exigir dinero por su rescate, o para otros fines.

Y deseamos, de corazón, la total y completa recuperación de cuantos aquí se citan.

P.d.: el (no) uso de las mayúsculas es, cómo no, deliberado.

El Brigada Acorazado Escrito por:

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *